Blogging tips

viernes, 30 de mayo de 2014

Arroz con bacalao y patata... o el empedradillo de mi padre



     Hoy es mi cumpleaños y os traigo la receta preferida de mi padre, que anteayer hubiera cumplido cien años.

     Casi dieciséis años hace que me falta mi padre, los mismos que tienen mis hijos, y hasta hace muy pocos años me resistía a hacer esta receta. Mientras la hago me acuerdo de él y me parece verlo cuando él lo hacía en aquellas escasas ocasiones en que mi madre no estaba y él nos cocinaba a mi hermana y a mí: atento, entregado, meticuloso, limpio, con el paño de cocina enganchado en la cinturilla del pantalón (el mandil era propio de zapateros... uno de sus antiguos oficios, quizás el primero), limpiando cada utensilio que dejaba de usar (no he visto una cocina más recogida en mi vida), dándole tiempo a cada ingrediente y cocinando siempre a fuego bajo y medio... al amor de la lumbre (los arrebatos en la hornilla estaban reservados a mi madre).

     Yo necesito tiempo para hacerlo, tiempo para mí, a solas, sin marido ni niños por medio, tiempo para recordar y honrar su memoria... y rara es la vez que no se me escapa una lágrima con la primera cucharada... por eso es por lo que lo reservo para contadas ocasiones.

     La verdad es que la receta no tiene mucho misterio, la única dificultad es hacer coincidir el punto de cocción del arroz y el de la patata, de manera que alguno no quede duro o se pase, pero el sabor es exquisito, o al menos a quienes nos gusta el bacalao...

     Recomendación importante:  a ser posible hacerlo con un arroz del que, de antemano, conozcamos su tiempo de cocción, y unas patatas que ya hayamos probado antes en otro guiso para saber cuando echarlas o de qué tamaño cortarlas. Si no, corremos el riesgo de que no queden en su punto a la vez.


     ARROZ CON BACALAO Y PATATA







   Ingredientes:

     - 300 gr de bacalao desalado en trozos
     - 300 gr de arroz
     - 1 patata mediana pelada y cortada en cuadrados
     - 1/2 pimiento rojo
     - 1 tomate maduro o 1 vasito de tomate triturado
     - 4 dientes de ajo
     - 1/2 cebolla grande
     - 2 hojas de laurel
     - medio vasito de vino blanco
     - caldo o agua
     - sal y pimienta blanca
     - azafrán o cúrcuma (o colorante)
     - aceite de oliva virgen extra


   Preparación:

      En una cazuela ponemos el aceite de oliva, no mucho, que cubra la base sólo, y damos unas vueltas al bacalao, no demasiado, sólo que cambie de color sin que llegue a soltar mucho líquido. Lo retiramos y lo reservamos



     En el mismo aceite ponemos los ajos y la cebolla picados, junto con el laurel. Cuando la cebolla esté tierna ponemos el pimiento y el tomate y rehogamos todo bien.




     Este paso os lo podéis saltar. Como suelo utilizar bacalao del que ya viene desalado procuro poner en este momento algo del fondo de congelador, como una cabeza de bacalao fresco ( o unas espinas o pieles ) que le da muy buen sabor, y lo rehogamos junto con el sofrito. Añadimos un poco de vino blanco y, cuando se evapore el alcohol,  dejamos cocer a fuego lento unos 5 o 10 minutos.




     Ahora es cuando viene la única dificultad de este plato.  Como veis yo he puesto a rehogar las patatas antes que el arroz porque las mías eran duras y yo las tengo que cortar no muy pequeñas para que mi hija pueda "dejar" algunas... si las cortáis un poco más pequeñas o son tiernas, se ponen juntos las patatas y el arroz



     Ponemos el arroz y le damos unas vueltas.

     Importante: si el bacalao lo hemos desalado nosotros y ha quedado un poco salado lo ponemos en este momento, a ser posible en trozos más grandecitos (y retiramos la cabeza o las pieles)



     Cubrimos con el caldo o con el agua necesario (acordáos de medir el arroz al principio), pero añadiendo una medida más para la patata.  Agregamos el azafrán, cúrcuma o colorante.

     (MI padre lo hacía a ojo y echaba mucho caldo, que sacaba antes de servir, porque a nosotras nos gustaba más seco y él se añadía una taza del caldo en su plato porque le gustaba muy caldoso)

     Dejamos cocer a fuego lento




     Cuando al arroz le falten unos cinco minutos (sacamos la cabeza o las pieles y) ponemos el bacalao para que termine de hacerse todo junto. Rectificamos de sal si hiciera falta y le molemos un poco de pimienta blanca.
   


     Servimos bien caliente

     ¡Felicidades, papá!

¡¡¡Buen provecho!!!





3 comentarios:

Morguix dijo...

Qué bonito homenaje a tu padre, y qué delicia de arroz. Un plato completísimo y riquísimo.
Un beso.

Cruz Blanca dijo...

Me has hecho llorar al leer el homenaje que le has hecho a papá,y acordándome de él en la cocina (aunque se fueron los dos,siempre y en todo los tenemos presentes)
El "empedraillo" le salía mejor a papá. Besos de una llorona

Cruz Blanca dijo...

Me has hecho llorar al leer el homenaje que le has hecho a papá,y acordándome de él en la cocina (aunque se fueron los dos,siempre y en todo los tenemos presentes)
El "empedraillo" le salía mejor a papá. Besos de una llorona

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...