Blogging tips

domingo, 25 de noviembre de 2012

Bizcocho de chocolate con accidente incluido


     Una buena receta para un domingo...

     Hay veces que te tienes que olvidar de dietas, restricciones  y estoicismo en la cocina.  De vez en cuando le tenemos que dar una alegría al paladar y da lo mismo que esa alegría se nos quede en la cintura, además sólo con ver la cara de felicidad que pone tu familia con el olorcillo que viene del horno creo que engordas más que con lo que te comes.

     Si además sirve para iniciar a los neófitos en el arte de la "bizcochería" y ver si así les llega el gusanillo de las cazuelas, pues mejor.

     Aproveché un simple bizcocho de chocolate (de un fascículo de pastelería) para meterme en la cocina con mi hija, el relleno prácticamente fue improvisado, aproveché ese culín que suele quedar en el fondo de un bote de mermelada y que parece que nadie se atreve a meterle mano aunque tú estés deseando de que se acabe para que no ocupe más sitio en el frigorífico; además también llevaba tiempo moviéndose de un lado a otro, como si tuviera vida propia, una muestra de licor de guindas, así que bueno, con casi quince años que tienen los niños, una cucharada de licor no les va a hacer daño. Por cierto, el licor de guindas con hielo está muy bueno, pero donde se ponga esa botella de guindas en aguardiente en la que tienes que entrar armada con una aguja de punto como si de un estoque se tratara intentando ensartar las guindas...

     El accidente fue culpa mía, pero el "arreglo" también fue mío.

     Así que ya sabéis: disfrutad de la pastelería con vuestra familia y no penséis en cómo se os va a quedar la cocina...

     BIZCOCHO DE CHOCOLATE CON MERMELADA DE FRAMBUESA Y CREMA DE GUINDAS




   Ingredientes:

     Para el bizcocho:

     - 225 gr de mantequilla
     - 225 gr de azúcar
     - 4 huevos medianos
     - 175 gr de harina con levadura
     - 50 gr de cacao en polvo
     - 1 cucharada de agua templada

     Para el relleno:

     - 1 cucharada o 2 de mermelada de frambuesa
     - 1 cucharada de agua
     - 1 cucharada de crema de guindas.

     Para cubrir:

     - 1 tableta de chocolate para postres
     - 25 gr de mantequilla
     - 1 cucharada de crema de guindas.


   Preparación

     Precalentar el horno a 170-180º, si no estamos muy acostumbrados a la repostería podemos precalentarlo cuando tengamos la mezcla casi hecha, por si tardamos más de la cuenta.

     Batimos la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar en un bol hasta que la mezcla quede esponjosa

Por las uñas conoceréis a la cocinera


     Añadimos los huevos de uno en uno mientras seguimos batiendo, y no añadimos uno hasta que el anterior no esté bien mezclado.


     Tamizamos la mitad de la harina y la mitad del cacao en el bol y lo mezclamos con las varillas


     Tamizamos el resto de la harina y del cacao y mezclamos muy bien.  Si se ve muy seco añadimos una cucharada de agua templada.



     Ponemos la mezcla en un molde (el mío de silicona) y alisamos bien la superficie con una espátula o con el dorso de la cuchara (si la mojamos en agua se deslizará mejor)



     Lo metemos unos 35 min en el horno. Recordad que siempre depende del tipo de molde,  del horno que tengamos y de dónde lo pongamos. Yo lo puse a la mitad y encendí el horno arriba y abajo y con el ventilador.  Cuando lo pinchemos con una brocheta o un palillo de dientes (o nuestra socorrida aguja de punto de acero...) y salga limpio, ya está, como supongo que sabréis.

     Y aquí tenemos el accidente: a mí me gusta darle la vuelta  a los bizcochos (cuando han dejado de subir, claro) para que tenga la misma cantidad de calor por todos lados y no quede una parte más cruda que otra. Pues bien, como hasta el mejor escribano echa un borrón, pues el paño que cogí era muy fino y me quemé con lo que se me deformó el molde y al terminar de hornearse quedó, como veis, roto ¡menos mal que lo iba a cubrir!


     Para arreglarlo utilicé unos trozos de margarina como pegamento y lo puse a enfriar tapado con el mismo molde para que no se desprendiera



     Seguimos con la receta sin accidente:

     Cuando esté cocido el bizcocho lo dejamos reposar unos 10 minutos y lo desmoldamos sobre una rejilla cubriéndolo con un paño limpio (si tenemos uno para esto solamente, mejor) y lo dejamos enfriar.

Recordad: cubridlo con un paño no con el molde como aquí

     Una vez frío cortamos el bizcocho por la mitad. Calentamos en el microondas una cucharada colmada de mermelada de frambuesa con una cucharada de agua. Mezclamos bien y añadimos un poco de crema de guindas... Con una brocha pincelamos bien la parte de abajo del bizcocho empapándolo.


Aquí tenéis la "muestra": lo que sobró lo degusté ;-D

     Volvemos a montar el bizcocho y para cubrirlo mezclamos la tableta de chocolate, cortada en trozos, con 25 gr de mantequilla en el microondas a mitad de potencia. Cuando esté derretido y bien mezclado le añadimos el resto de la crema de guindas y ¡a cubrir el bizcocho!.

Aquí sobre un "tú y yo" que hice en el colegio con 11 ó 12 años
 (no critiquéis mucho)

     Y ya veis qué corte tiene




     Pues el sabor mejor aún.

     Espero que esté bien explicado... si los "novatos", o no, tenéis dudas, ya sabéis dónde estoy.

¡¡¡Buen provecho!!!


2 comentarios:

Morguix dijo...

¡Qué rico ese bizcocho de chocolate con la mermelada de frambuesa!. Y muy bien solucionado el "percance", con pegamento incluido.
No conocía la mermelada "Miura", pensaba que sólo hacían el licor de guindas (que me encanta, aunque hace años que no lo tomo).
Muy bueno el paso a paso.
Un besote.

Manuel María dijo...

Muy bueno y jugoso. Riquísimo y la cobertura de chocolate indescriptible. Ya está en mi tuitter.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...