Blogging tips

lunes, 14 de mayo de 2012

Sopa de pescada para adultos, niños y bebés.



     Un plato de sopa casera siempre apetece. Si es invierno nos "arregla" el estómago, nos hace entrar en calor, nos acerca a nuestra niñez, nos reconcilia con nuestros primeros sabores... Si es verano, y la sopa es fría, nos refresca, nos alimenta en días que no apetece comer, nos da energía entre horas...

      En mi modesta opinión, la sopa era el primer alimento de los niños después de la leche materna, y el último en la vejez.   Abre y cierra el ciclo. Se utiliza lo más cercano a nuestro entorno, aprovechando los recursos a nuestro alcance, sirve para aprovechar otros alimentos... ¿quién habló de sostenibilidad, reciclado o respeto al medio?

     Esta sopa es una buena forma de introducir el pescado en los pequeños por eso se puede adaptar a todas las edades.  Mis hijos de pequeños la comían muy bien, después ya no les apetecía el pescado así que se comían la sopa con algo de verdura o el caldo solo, ahora ya de nuevo se comen el pescado; mi marido la prefiere sin pan, sólo el caldo, la verdura y el pescado, yo la prefiero como en la foto, con el pan y el pescado; mi hermana se  tomaba el caldo sólo y después la pescada sola con mayonesa... como veis para todos los gustos.

     Bueno ya está bien de historias: ¿nos vamos con la receta?


   SOPA DE PESCADA





   Ingredientes:

     - 1 pescada de al menos 1 kg de peso (la de la receta tenía casi 2 kg), en una pieza o cortada a la mitad,   conservando la cabeza limpia aparte.
     - 2 zanahorias
     - 2 patatas medianas
     - 1 cebolla
     - 4 ó 5 dientes de ajo
     - 1 rama de apio
     - 1 puerro (la parte blanca)
     -  perejil
     -  sal
     - vinagre
     -  aceite de oliva
     -  pan del día anterior


   Preparación:


     Limpiamos la pescada, cortamos la cabeza y la reservamos.  Pelamos y limpiamos la verdura. Cortamos las zanahorias y las patatas.

     En una olla honda ponemos toda la verdura y la cabeza de la pescada como vemos aquí en la foto.



     Cubrimos con bastante agua y le ponemos la sal y un buen chorreón de aceite.  Ponemos a cocer al menos durante una hora o una hora y media a fuego medio, e iremos notando poco a poco el aroma...



     Cuando la verdura esté tierna quitamos la cabeza, echamos un chorrito de vinagre y ponemos la pescada en una pieza si nos cabe en la olla o partida en dos trozos como tuve que hacer yo. El vinagre, aparte de darle sabor, hace que la pescada no se deshaga y se quede más "compacta".



     Si la pescada es pequeña podemos apagar el fuego y tapar y se hará sola.  Si es más grande se cuece a fuego medio-bajo de 5 a 10 min.  Dejamos reposar.

 

     Servimos a cada uno lo que le más le guste: las verduras, el caldo, el pan y un trozo de pescada. A mí me gusta añadirle un poco más de vinagre.




     Si sobra caldo lo congelamos en pequeños recipientes y lo podemos usar para otras preparaciones.

     Esto sería la receta para adultos y niños grandecitos que ya sean capaces de "esquivar" las espinas.

     Para niños

     Cuando los niños son aún pequeños pero ya comen solos, se machaca la patata y la zanahoria con el tenedor, se desmenuza la pescada quitándole la piel y las espinas, se le pone trocitos de pan, se cubre todo con el caldo, se mezcla bien y se sirve. El vinagre depende de las costumbres de la familia...

     Para bebés

     Aquí sí tenemos que prescindir del vinagre. Sólo tenemos que poner en la batidora la pescada, limpia de piel y espinas, y las verduras que el pediatra  aconseje según la edad del niño. Yo se lo ponía todo, poniendo especial cuidado en el apio y el puerro porque son muy fibrosos y pueden dejar algún hilito, por lo que después lo pasaba por el chino.

   Y hasta aquí la explicación... espero que os guste.

   ¡¡¡Buen provecho!!!

2 comentarios:

Morguix dijo...

Qué sopa de pescado tan buenísima...
No conocía el truco del vinagre, lo tendré en cuenta la próxima vez, porque sí que tiende a deshacerse mucho el pescado.
Un besote, guapa.

Manuel María dijo...

Aparte de la pescada, las verduras quedan exquisitas: el puerro y el apio, empapados en el caldo, resultan de exposición.
Pero el verdadero prodigio está en la sopa (bueno "sopa" es el pan con el caldo según la cocinera más o menos): ese caldo, con un color doradito y perlado de pequeñas gotitas de sustancia, está simplemente de impresión; bebido en un bol de porcelana o escoltando mansamente a la pescada o a la verdura es plato nutritivo y sabroso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...