Blogging tips

viernes, 10 de agosto de 2012

Mi gazpacho rojo



     Si hay una comida totalmente personal creo que es el gazpacho.  Con una misma receta base cada uno hace un gazpacho distinto. En cada casa se pone el toque personal y, aunque lo intentemos, nunca sale igual que el de nuestra madre que, por descontado, es el mejor.

     Además en cada casa se come de manera distinta: en plato, en tazón, en vaso; tiene una densidad distinta: espesito para que sirva de comida o más líquido para beberlo del tirón; se sirve como primer plato, como acompañamiento o como postre; se acompaña de cualquier cosa: pescado frito, tortilla de patatas, patatas cocidas, conejo frito, trozos de manzana...

     En mi casa este gazpacho lo comían mi padre y mi madre.  Ellos lo comían en plato, como una sopa no muy espesa, más bien tirando a clara, con trocitos de pepino cortado y migado con pan: era el primer plato de la cena. Mi marido lo prefiere más espeso y en tazón frailuno, con hielo y si lo miga le gusta el pan tostado. Mi hijo lo prefiere en vaso para acompañar lo que esté comiendo, y aunque no debe abusar de él, lo toma desde muy pequeño, cosa que sorprendía a los camareros cuando íbamos a alguna boda y perseguía al camarero que llevaba los chupitos de gazpacho con apenas cuatro años, les hacía un marcaje impresionante...

     En estos días de calor es de agradecer un buen gazpacho.


     GAZPACHO ROJO

     La foto está mal porque la hice de noche y no hubo manera de repertirla otro día.



   Ingredientes:

     - 1 diente de ajo
     - 1/2 cebolla
     - 1 pimiento verde
     - 1/2 pimiento grande rojo ( yo esta vez no tenía por eso ha salido menos rojo)
     - 1 pepino
     - 1 trozo de pan asentado
     - 1 kg o más de tomates
     - sal
     - aceite de oliva
     - vinagre

   Preparación:

     Antes de empezar he de decir que si preparamos todos los ingredientes troceados en un bol y lo dejamos reposar un par de horas antes de batirlo queda mucho mejor, pero yo no tenía tiempo, así que lo hice directamente.

    Comenzamos por poner en el vaso de la batidora o de la thermomix los ajos y la cebolla pelados y troceados, así como el trozo de pan (podéis prescindir de él si queréis menos calorías, pero un trozo pequeño tampoco creo que sea muy malo...


     Añadimos el pepino y las dos clases de pimientos limpios. Al pepino podemos dejarle parte de la piel...


     ... y por último los tomates limpios y troceados. Si no os gustan las semillas y la piel podéis quitárselos, pero yo lo prefiero así.


     Ponemos un par de vasos de agua y ponemos en funcionamiento la batidora, yo lo pongo en la termomix 4 min en velocidad 3 y 1/2-5-7-9 ( 1 min en cada velocidad).  Si está bien molido, terminamos de agregar el   agua que deseemos, y lo aliñamos con la sal, el aceite y el vinagre y lo batimos un min más en vel. 6. Si no queréis que el aceite emulsione lo añadís al final. Y ya lo podéis poner en el frigorífico hasta que lo vayáis a tomar.


     Aunque no quede glamouroso yo ya paso de ponerlo en un bol o en una jarra, la mejor manera de que quepa en el frigorífico es esta que veis aquí


     Lo que está en la otra botella os lo explico en la próxima entrada...

   ¡¡¡Buen provecho!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...